Artículos

Autonomía Negra, Derechos Civiles, las Panteras y Hoy en día: Entrevista a dos ex-Panteras Negras

Traducción: Claustrofobia Ediciones

Entrevista a Lorenzo Kom’boa Ervin y JoNina Abron-Ervin por la revista británica Do or Die 1.

En mayo 2000 dos anarquistas ex-Panteras Negras de Estados Unidos hicieron una gira británica de conferencias. Lorenzo Kom’boa Ervin y JoNina Abron hablaron a grupos que iban de anarquistas blancos a mitines masivos negros respecto al racismo policial. Entre ellos dos tienen 70 años de actividad política abarcando vidas que han incluído todo desde enseñar en una escuela comunitaria revolucionaria hasta secuestrar un avión y llevarlo a Cuba. Consintieron en ser entrevistades en la soleada Brighton después de una oleada de compras de discos (para su radio pirata) a fin de deslumbrar a los dioses. Ambos están ahora envueltos en la Red Autónoma Negra de Organizadores Comunitarios2.

¿Quizás podrían contarnos cómo se radicalizaron?

JoNina: Lo que realmente me atrapó fue el asesinato de Martin Luther King en abril de 1968. En ese momento estaba en la universidad. King fue un líder de los derechos civiles y todos creímos que estaba trabajando a través del sistema para cambiar las cosas. Cuando fue asesinado, realmente me hizo pensar. Repentinamente estaba claro que la manera en que él estaba manejando las cosas no iba a funcionar.
Inmediatamente después de que fuera asesinado, fui con otros estudiantes a Zimbabue — que en ese momento aún era Rodesia. Fui muy ingenua. No conocía nada del capitalismo internacional o del imperialismo, nada. Era tan ingenua de creer que África era un continente controlada por la gente africana. Llegué a Zimbabue y estábamos afuera en el campo y vi un letrero que decía “Coca-Cola”. Asi es que ése fue realmente el principio de mi comprensión del rol de los Estados Unidos y el imperialismo occidental. Ése fue realmente el principio — así es como comencé a formar parte.

Lorenzo: En mi caso, fue el principio de las sentadas estudiantiles en 1960. Las sentadas arrasaron el sur ese año. En ese momento tenía diez años. Era alrededor de marzo en Chattanooga cuando tuvimos las manifestaciones contra la segregación. La juventud negra luchó en las calles con el Ku Klux Klan y los policías racistas blancos. La resistencia era bastante extensa. Para un chico negro de esos tiempos ver una comunidad completa alzarse contra esos racistas; eso realmente me afectó, me radicalizó.
Cuando era un chico joven fui humillado en el sur con la segregación racial en cuanto a no poder asistir al colegio con gente blanca o disfrutar de los mismos derechos. La gente negra estaba sometida a cualquier tipo de abuso que se te pueda ocurrir y ciertamente a algunos fuera de lo que podrías llegar a pensar. Una vez un chico blanco me escupió en la cara. Por supuesto que no me quedé ahí parado — era muy iracundo en esos tiempos. Pero en esa época podrías haber recibido una golpiza y ser asesinado por un racista blanco en esos días si te parabas y resistías.
La gente venía, liderada por la juventud, desafiaba la estructura de poder blanca, los años y años de abuso. La juventud no estaba siendo controlada de forma alguna por los adultos blancos o negros. Éramos nosotros quienes hacían las manifestaciones, éramos nosotros quienes liderábamos las sentadas, quienes hacíamos el trabajo comunitario, éramos nosotros quienes lo hacían. Cuando llegaron los ‘60, niños tan jóvenes como de 10 u 11 años se integraron en esa lucha, junto con jóvenes de secundaria3. Agitamos esa ciudad como nunca había sido agitada antes. Tuvimos las sentadas — ocupaciones de las instalaciones de racistas blancos: tiendas que no atendían a gente negra. Entrábamos, demandábamos que nos sirvieran comida, bebestibles o lo que fuera. Y, por supuesto, te ignoraban o explícitamente te decían que no te atenderían. “No servimos negros aquí”. Recuerdo a uno de los chicos responder con la frase — “Bien, no vine a comprar a un negro, ¡vine a comprar una hamburguesa!”
Las sentadas eran el acto de resistencia inicial que desencadenó toda la generación de protesta estudiantil y juvenil. Continuó durante los 60’s hasta los 70’s, incluyendo el Partido de las Panteras Negras el cual fue, de muchas maneras, una transformación de los estudiantes y la juventud misma como también de los movimientos de los cuales empezaron a formar parte. Al principio, el Comité Coordinador Estudiantil No Violento4 (SNCC) se componía de todos los grupos juveniles que habían estado envueltos en las campañas de sentadas anteriores.
En mi caso, no podía servir como un organizador itinerante, mi madre no me permitía dejar la casa a los 10 u 11 años y viajar a tiempo completo. Pero habían otros un poco mayores como Willy Rix que venían de mi ciudad. Yo respetaba mucho a Willy Rix — realmente me influenció. Él es quien acuñó el slogan “Poder Negro”. Él era un organizador, un organizador comunitario. Él no vino desde la clase media. La mayoría de los organizadores juveniles de el SNCC en ese período venían de hogares de clase media, eran lo suficientemente privilegiados para ir a la universidad y todo eso.
Eso fue lo que realmente me radicalizó, conocer a Willy Rix, ser parte de esa rebelión de 1960 donde toda gente negra se alzó, se alzó en una masa contra la policía y las autoridades. Eso me radicalizó.

El Nacimiento del Poder Negro

¿Podrías contarnos sobre el nacimiento del Partido de las Panteras Negras5(BPP)?

JoNina: El Partido inició en 1966. Fue parte de todo el asunto Poder Negro, era uno más de los distintos grupos de Poder Negro.

¿Fue una transición continua, o fue surgimiento del movimiento del Poder Negro una reacción a algunas de las cosas previas?

Lorenzo: No, hubo bastante competencia entre fuerzas viejas y nuevas. King tuvo un grupo llamado el Congreso del Liderazgo Cristiano Sureño. Hubo otro grupo, ACT y el Congreso por la Igualdad Racial. Todos esos grupos en ese momento estaban opuestos al Poder Negro. King ciertamente lo estaba. Estaba shockeado por ello. Hubo una confrontación que ocurrió en la marcha a través de Mississippi en junio de 1966.
Ahí fue donde el concepto “Poder Negro” se hizo público. Fue una marcha con todas las facciones — una de las pocas veces en el movimiento de Derechos Civiles en el que todas las facciones se habían juntado. Hubo bastante resentimiento y miedo por parte de King respecto al movimiento del Poder Negro y la juventud. King y su organización siempre estuvo en conflicto y competencia con la juventud. De todas formas, es en esa marcha llamada “Marcha contra el Miedo” en Mississippi donde el enfrentamiento entre Stokely Carmichael (quien en ese tiempo era el presidente de el SNCC) y el Dr. Martin Luther King se volvió directo.
King se ponía de pie y hablaba, como lo hacía, y solía pedir una intervención federal y hablar sobre los derechos de voto y todo eso — lo cual era, para entonces, añejo. Willy Rix trabajó con el SNCC, bajo Stokely en verdad. Y le dijo, «Viejo, la gente en las calles está lista para el Poder Negro, cada vez que digo “Poder Negro” vociferan y gritan». En fin, Stokely fue arrestado la noche previa. Estaba enojado y salió y dio un discurso. King recién había hablado. Y se paró y simplemente dijo «¿Saben? Ya estoy jodidamente harto de esto, he sido arrestado demasiadas jodidas veces por esto. Cada vez que muestro mi cara en Mississippi estos malditos policías vienen y me arrestan». Dijo «¿Saben? Tenemos que conseguir algo de poder político, necesitamos algo de Poder Negro». Todas la gente comenzó a gritar «¡Poder Negro! ¡Poder Negro!» Y eso cagó de miedo a la prensa blanca, asustó a todo el liderazgo de Derechos Civiles. Realmente les asustó mucho. King se quedó sin palabras. No sabía qué diablos estaba pasando. El Poder Negro surgió a la realidad, al menos la imagen del mismo — en ese momento. Al poco tiempo, en 1967, fue cuando Rix, Stokely y algunos otros formaron parte del Partido de las Panteras Negras. Porque Huey Newton [líder principal del BPP] quería una fusión entre las Panteras y el más masivo SNCC. La fusión no fue para nada continua. Hubo todo tipo de fuerzas en cada organización que no confiaban la una en la otra.

¿Qué tipo de relaciones hubo entre el movimiento de Derechos Civiles, el movimiento del Poder Negro y la izquierda más tradicional?

JoNina: Depende. Hubo algunos grupos de Poder Negro que eran extremadamente nacionalistas y no querían trabajar de ninguna manera con gente blanca. Las Panteras fueron seriamente criticadas por muchos grupos negros porque trabajamos con radicales blancos. Ellos no querían tener nada que ver con eso. Así es que dependía del grupo en el que estabas. Algunos como las Panteras trabajaron de cerca con radicales blancos, otros — si tenías piel blanca, en su opinión eran todos diablos. Por supuesto el debate continúa hasta hoy. Hay muchos activistas negros hoy que aún no quieren trabajar con blancos. No les importa qué tan radicales sean, no ven qué importancia tiene construir una coalición, un frente unido. Será una discusión permanente. Estoy segura que seguirá aquí, en 300 años más. Estaremos bajo tierra desde hace tiempo y aún habrá discusión.

Las Panteras y La Izquierda Blanca

¿Cuál fue la reacción de la izquierda al surgimiento de las Panteras?

Lorenzo: Bueno, la izquierda blanca, especialmente el Partido Comunista, estaba absolutamente en contra de cualquier forma de lo que ellos llamaban “nacionalismo negro estrecho”, y metían al mismo saco todo desde el SNCC (después de que se fueran los blancos) hasta Malcolm X y las Panteras. No estaban a favor de ninguna formación política negra. Esto continuó por algún tiempo. Esto de hecho en nuestra opinión era anti-negro.
Pero también estaban las otras grandes organizaciones. El Partido Socialista de los Trabajadores (SWP6), había sido influenciado por Malcolm X. Él había hablado en algunas de sus reuniones y fue muy influyente en ese tiempo, no sólo con la gente negra sino también con mucha juventud blanca. Él entendió que de haber blancos que se pusieran en la línea de fuego y tomasen algo de los riesgos y pudieran seguir el liderazgo negro, entonces él podría trabajar con ellos. Ésa fue su posición. Por supuesto, fue una posición extremadamente radical y controversial. Sobre todo para alguien que había salido de una organización Nacionalista Negra realmente dogmática. Entonces el SWP estaba muy a favor de lo que él decía. También reconocieron su popularidad — había cierta porción de oportunismo ahí.  Era una figura muy popular. Era un vocero mundial de las causas negras, por lo que estimaron, que de alguna manera podrían atar su causa a su estrella.
Y luego hubo una organización más amplia — los nuevos grupos que vinieron de la Nueva Izquierda7.  Y la Nueva Izquierda era más cercana en ese tiempo al Partido de las Panteras Negras. Tenían una relación amor-odio con el Partido de las Panteras Negras. Algunos elementos de la Nueva Izquierda estaban muy a favor de las Panteras y estuvieron en coaliciones.

JoNina: La SDS8— Estudiantes por una Sociedad Democrática.

Lorenzo: Sí, la cual en realidad estaba más influenciada por el SNCC. En realidad surgió en parte como una organización de algunos miembros blancos del SNCC, ya sabes, después de que dejaron esa organización. Pero esa organización, que tenía amplias bases, tenía todo tipo de tendencias políticas en ella.
Muchos de los llamados hippies eran apolíticos pero algunos no lo eran — incluso llegando a vender el periódico de las Panteras Negras. Yo venía del sur con Rix para tratar con dos coaliciones de Panteras Negras y estaba este tipo blanco vendiendo el periódico. Un hippie californiano vendiendo el periódico, el periódico de las Panteras Negras.

JoNina: Un periódico muy popular.

Lorenzo: Mucha gente lo estaba vendiendo, todo tipo de personas. Por supuesto eso enojó mucho a los nacionalistas negros. Pensaban, «se están vendiendo a esos blancos, están bajo el control de esos radicales blancos». Aún hoy te acusarán de eso. Históricamente ha habido algo de oportunismo, por lo que hay algo de sentimiento legítimo, pero la mayor parte del tiempo es solo dogmatismo. Ciertamente la izquierda blanca no ha sido de tanto apoyo como debiera haber sido. ¡Cuando el Partido de las Panteras negras estaba siendo destruído no hicieron nada! ¿Qué me dices?

JoNina: Hicieron muy poco. Por supuesto para ser justos podríamos decir que también había un Programa de Contrainteligencia contra la Nueva Izquierda. El FBI también llegó y destruyó muchas de las organizaciones de la Nueva Izquierda.

Lorenzo: Especialmente las que apoyaban el Partido de las Panteras Negras. Muchas de las organizaciones blancas que aún perduran también lo estaban en esa época. Lo suyo era simplemente estar atrás y ver el gobierno entrar, destruir los grupos de Poder Negro y luego colarse y tratar de obtener sus miembros. Ésa fue una de las cosas más traicioneras que puedo recordar.

Tú mencionaste que hubo un punto en el que muchos miembros blancos abandonaron el SNCC. ¿Por qué fue eso?

Lorenzo: Bueno, a principios del ‘64, después del éxito y fracaso de usar estudiantes blancos en Mississippi en la campaña llamada “Verano de la Libertad”9— fue una campaña larga, trajo a 1.000 estudiantes blancos a trabajar en Mississippi. La idea era que los blancos no iban a recibir el mismo nivel de opresión que la gente negra. Por supuesto, esto no era necesariamente verdad. Algunos fueron asesinados. Eventualmente llegó a ser un tema respecto al movimiento del Poder Negro, del sentimiento del Poder Negro en la comunidad negra. La lucha sureña había cambiado de los derechos democráticos. La relación entre organizadores negros y blancos había cambiado. La necesidad de tener organizadores blancos trabajando en comunidades blancas era un problema. Más allá de eso, ciertos miembros sentían que todos los blancos, en general, debían ser removidos de la organización. Eso causó una batalla bastante dolorosa por dentro. Creo que esa fue una de las cosas que la mató. Debo decir que muchas de las cosas que el movimiento del Poder Negro puso en evidencia eran dudas legítimas: sobre personas negras teniendo su propia motivación políticas y organización, especialmente en las zonas marginales.

JoNina: El movimiento de Poder Negro era un movimiento más urbano.

Lorenzo: El movimiento más antiguo tuvo muchos adultos en el liderazgo y eso — tenía harta juventud también, pero lo que el SNCC solía hacer es adentrarse en los territorios y reclutar gente para construir sus propios movimientos. No enviaba personas para quedarse. El propósito de un organizador era adentrarse, crear interés, atraer personas negras a campañas específicas, sacar liderazgo nativo y luego irse cagando de ahí. Ir al siguiente lugar.
Esas personas más viejas que lideraron los movimientos autónomos en el sur de esa época fueron apartadas del camino. La gente más joven que se estaba yendo de esos lugares hacia las ciudades del sur — Memphis, Nueva Orleans, Montgomery, Birmingham — ciudades de considerable tamaño. No se enfrentaban a la aparcería y mediería10 — no eran problemas ahí. Era una dinámica distinta. Creo que esa fue una de las cosas que llevó a que el movimiento de Poder Negro y los debates y, por último, la gente blanca fuesen expulsados de las organizaciones.
No te mentiré, pero incluso hasta el día de hoy, no voy a reuniones del SNCC o del BPP. Bueno, el BPP nunca ha resuelto los problemas. No voy a reuniones porque no quiero revivir todas esas cosas otra vez. Esas cosas aún siguen muy vigentes para algunas personas, son muy sectarias. Es una herida viva, y abierta. No le veo la utilidad. Creo que lo que debiéramos tratar de hacer —quienes tengamos algo de conocimiento y aún tengamos la energía— es concentrarnos en la construcción de nuevos movimientos y solo eso.

Las Panteras y la Fusión con el SNCC

Cuéntanos de tu participación en las Panteras.

Lorenzo: Yo me sumé a la fusión. Esta es una situación curiosa, es una de las pocas veces, históricamente en la lucha negra, en que miembros de una organización eran reclutados (en la palabra usada aquel entonces11) a una organización más nueva y pequeña que probablemente existiese hace menos de un año. Huey Newton entendió lo que tenía en cuanto a sus propias fuerzas — organizadores jóvenes e inexpertos, “hermanos de la cuadra”12. El SNCC fue una organización que había entrenado a organizadores y un método de lucha. Créeme, a través de los años aprendimos que si tienes organizadores entrenados puedes hacer muchísimo más que si tienes a alguien que solo camina por la calle — sabes que cargas más errores, y son disciplinados. En todo caso, él quería traer a organizadores del SNCC y creyó que la manera de hacerlo era reclutar tres líderes principales — Stokely Carmichael, H. Rap Brown y James Foreman. Stokely era el Capitán General. Luego H. Rap Brown era el Ministro de Justicia y Foreman era el Ministro de Asuntos Exteriores.
Inmediatamente desde adentro del SNCC hubo una tormenta de resistencia, porque todos esos tipos tenían facciones de apoyo. Muchos objetaron la idea de entrar al BPP. Decían, «¡Nadie nos consultó! ¡No votamos al respecto! ¡Esto es antidemocrático!». Lo que esto provocó fue atar la cola de Stokely Carmichael porque él era presidente. La gente decía, «este tipo está tomando poderes de una forma que el SNCC nunca ha hecho antes». Hasta entonces el SNCC siempre había sido una organización antiautoritaria. De hecho, en algún momento, en la primera mitad de los ‘60, Paul Goodman [editor de la revista anarquista The Liberator] lo llamó una organización anarquista. Nunca tuvieron ningún tipo de liderazgo fuerte ni comité central hasta que él llegó al poder. Así es que ya se estaba murmurando respecto a eso —cuando él asumió la presidencia armó un comité central y luego se mete al Partido de las Panteras Negras— «¿Qué rayos está pasando?» Dentro del Partido de las Panteras Negras había quienes tenían miedo de que al ser una organización grande el SNCC tomaría el control. Entonces había toda esa tensión en ambas organizaciones y que tenía mucho que ver con lo que me pasó a mí cuando entré. Fue en medio de todo eso, saliendo del SNCC, que entré al BPP. Y yo estaba en el sur donde el BPP no tenía ningún centro, sucursales ni nada. Fue una situación realmente difícil.

JoNina: Y la fusión no duró mucho. Por un lado había problemas de personalidad, pero por supuesto el gobierno estaba decidido a que no perdurase. Hicieron todo lo que podían para sembrar la discordia. Si hubiesen sido capaces de permanecer unidos podría haber sido poderoso. Con el talento y la experiencia de los organizadores del SNCC y luego con lo que el BPP había logrado en su corta existencia. Pero no duró mucho.

Lorenzo: Lo que es tan increíble es que Newton lo entendió. Nadie lo entendió — ni siquiera los tipos que reclutó. No entendían lo que él vio respecto a lo que el gobierno y la policía iban a hacer. Ellos hicieron exactamente lo que él había sospechado, se le tiraron encima. Le dispararon y casi lo asesinaron después de eso. Si no fuera por la fusión no habría habido nadie que tomase el control de la organización en ese momento. A la gente no le gusta admitir eso tanto tiempo después, pero es verdad.

JoNina: Kathleen Cleaver fue una de las personas que jugó un rol muy importante en la defensa de Huey después de haber sido disparado y entrampado por la policía, acusado de asesinar a un policía y herir gravemente a otro, siendo que había sido él quien estaba herido de gravedad. Kathleen venía del SNCC, por lo que era una organizadora experimentada. Fue capaz de estar a cargo de esa campaña y transformarla en una campaña internacional. Si no lo hubiera hecho, Huey podría haber pasado muchos años en la cárcel. Ella pudo hacerlo porque era una organizadora experimentada del SNCC antes de unirse al BPP.

Lorenzo: Exactamente. No se podía exagerar la importancia de tener el SNCC en ese momento, que Kathleen Cleaver llevase adelante el movimiento “Liberen a Huey13”, porque las políticas del Partido de las Panteras Negras se hicieron conocidas a millones de personas. Esa no es ninguna exageración. Millones de personas alrededor del mundo escucharon sobre el BPP y no lo hubieran hecho de otra manera. Y avanzó mucho más allá de donde estaba cuando empezó; sólo una más de las tantas organizaciones de Poder Negro. Avanzó hasta el frente, el mismísimo frente.

JoNina: Después de que Huey fue disparado y encarcelado, fue ahí cuando la membresía comenzó a aumentar. Por la campaña “Liberen a Huey” y empezó a correr la voz, ya sabes, sobre esto. Entonces la membresía comenzó a crecer, y creció rápidamente. Había sido un grupo muy pequeño y luego comenzó a expandirse a las principales ciudades de Estados Unidos, y tuvo mucho que ver con lo que pasó después de que Huey fue baleado. Incidentalmente, la policía trató de matarlo y enculparlo en octubre de 1967.
En el verano de 1967 el gobierno montó un Programa de Contrainteligencia para destruir el movimiento de Poder Negro. El director del FBI, la policía secreta local de los Estados Unidos, ordenó a todos sus agentes secretos del país hacer todo lo posible para interrumpir y destruir lo que él llamaba los movimientos Nacionalistas Negros — en esencia, el movimiento de Poder Negro. Sacó la primera circular en agosto de 1967 y el BPP no estaba incluído. Para 1968, debido al movimiento “Liberen a Huey”, el BPP fue agregado. J. Edgar Hoober, el entonces cabeza del FBI dijo, «El Partido de las Panteras Negras representa la mayor amenaza a la seguridad interior de los Estados Unidos». No teníamos tanta gente — ¡no era posible! Pero la razón por la que hizo eso fue porque ya se estaba hablando sobre el Partido, por lo que pronto se volvió un objetivo también.

¿Entonces sus intentos de incriminar a Huey Newton les jugaron en contra?

JoNina: Si, el nombre se hizo bastante conocido, sobre todo por la juventud pobre en los Estados Unidos y el extranjero. Los líderes de las Panteras vendrían a Europa… Sé que pasaron mucho tiempo en lugares como Noruega y Suecia.

Lorenzo: De hecho, hubo Grupos de Solidaridad con las Panteras Negras por toda Europa. Más importante aún, hubo siete organizaciones BPP autónomas internacionalmente. Tenías un Partido de las Panteras Negras en India, un Partido de las Panteras Negras entre los llamados judíos negros, ya sabes — los judíos asiáticos y africanos de Israel. Tenías un Partido de las Panteras Negras en Gran Bretaña liderado por Michael X entre otros. Tenías el Partido Aborigen de las Panteras Negras en Australia. Por lo tanto el BPP era una organización que estaba teniendo un tremendo impacto, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos. La gente se dividía en dos categorías, lo amaban o lo odiaban, no había término medio.

JoNina: En la conferencia en Londres el otro día [1º de mayo del 2000] conocimos a una mujer que había estado en el Partido de las Panteras Negras en Gran Bretaña.

Aprende del Pasado

¿Tienen algunas palabras respecto a los errores cometidos por el Partido de las Panteras Negras y lo que se puede aprender de ellos?

JoNina: ¡¿Por dónde empezamos?!

Lorenzo: Yo empezaría por la estructura de la organización. Una de las cosas que siempre se me viene a la cabeza es como el BPP falló respecto a los temas de liderazgo. El liderazgo no respondía a las afiliaciones. Tras volverse obvio que Huey Newton estaba incapacitado [en palabras leves — sufriendo de paranoia mental lo cual no mejoraba con las grandes cantidades de cocaína y sobredosis de poder] no pudimos removerlo.
Creo que en todo este tema de organizaciones de cuadro versus las estructuras de amplia base — los cuadros son solo los brazos y ojos y oídos del liderazgo de las estructuras. Creo que estoy más a favor de algunas de las políticas del SNCC. Si se pudieran fusionar las dos y tener una organización de base amplia con una posición política clara y militante creo que habría una oportunidad de crear un movimiento masivo y mantener a raya la represión.
Claramente una organización cerrada no mantuvo a raya la represión en el BPP. En parte debido al liderazgo. Digo, no puedo relegar todo al liderazgo, por nuestra parte no cumplimos nuestro rol de desafiar como grupo lo que vimos que estaba claramente mal y dañando a la organización. Todo esto es doloroso de ver. Y yo realmente quería a Huey Newton, en ese momento, más que nadie. Aún lo hago hasta cierto punto. Pero se cometieron muchos errores.
Lo que le sucede a las masas de gente es más importante que cualquier organización. Esa fue una lección difícil de aprender. Eso me lo dijo Martin Salisbury, quien nunca estuvo en el BPP pero fue un militante negro en ese tiempo y luego un importante prisionero político. Él fue quien dijo, «Ya sabes, las organizaciones van y vienen, pero la gente está siempre ahí y la gente es nuestro compromiso». En algún momento estuvo en la organización Young Lords14, cuando salió de la cárcel, porque era un puertorriqueño negro. Lo que decía, según yo lo entiendo —y lo estuve pensando por muchos años después— es que no se supone que las organizaciones vivan permanentemente, son sólo herramientas para lograr la liberación. Son las masas las que se tienen que mover, no el partido político. Entonces hubo situaciones con las mujeres. Siempre hubo mujeres en la organización. Las Panteras eran mucho más avanzadas, de hecho, que la mayoría de las organizaciones del momento. Eso es lo que nadie quiere admitir. Cuando critican al BPP, están criticando, en esa etapa, a la organización más avanzada. Fueron los primeros en defender la revolución homosexual. No hubo otras organizaciones negras que lo hicieran, de hecho creo que aún no hay muchas que lo hagan.

JoNina: Por supuesto, hubo muchas organizaciones negras en contra de los derechos homosexuales…

Lorenzo: …Y contra la Liberación Femenina. Entonces cometieron varios errores ahí. Pero tienes que verlo en el contexto de su tiempo. Por lo tanto, en mi opinión, fue un problema menor. No estoy minimizando… ¡Estoy seguro que no me dejarías hacerlo! Las mujeres no eran lo suficientemente comunes en roles de liderazgo, pero si las miras en comparación con otras organizaciones del movimiento negro y las organizaciones de derechos civiles… sabías que estaban por sobre el resto. La organización del Dr. King tenía una reputación terrible debido al sexismo y perseguir a las mujeres. Entonces el SNCC tenía la mejor reputación respecto a los roles que tenían las mujeres, sobre todo en las últimas etapas.

JoNina: Hubo una lucha interna en el SNCC también, respecto a ese tema. Respecto al liderazgo femenino. Todas las organizaciones pasaron por ello en algún momento.

Lorenzo: Creo que esos temas eran importantes. Pero en mi opinión como tenían una organización de base amplia con apoyo comunitario podrían haber resistido. Yo creo, siempre he creído, que podrían haber resistido la presión. ¿Qué crees tú?

JoNina: Bueno, sí, en el caso de que la estructura hubiese sido distinta. También creo que– mira la represión estatal, lo que se hizo para destruir a la organización. No entendíamos cuánta presión íbamos a tener al decirle a la comunidad negra que tenía defenderse a sí misma de la estructura de poder. Incluso con nuestros programas de sobrevivencia comunitaria, J. Edgar Hoover, cabeza del FBI, en un momento dijo que de todas nuestras actividades el Programa de Desayuno era el más subversivo.
¡Subversivo! ¡Estábamos alimentando a los niños! J. Edgar Hoover era un racista, pero no estaba loco. Entendió el poder de lo que estábamos haciendo como radicales alimentando a niños hambrientos. Ese fue un programa realmente peligroso, y ése fue uno de los programas que el FBI fue a sabotear. [En su cúspide el Programa de Desayuno alimentó a 10.000 niños por día].
No teníamos el entendimiento completo de la escala de la confrontación a la que estábamos entrando con el Estado ya en esa etapa. Teníamos agentes provocadores enviados a alterarnos. Dejábamos que cualquiera viniera de la calle y se nos uniera, y así llegaban estos infiltrados e informantes pagados. Creo que ése uno de nuestros principales errores. Éramos jóvenes, básicamente chicos, no sabíamos. Eso solo facilitó las cosas para que el Programa de Contrainteligencia nos destruyera. Creo que en hoy en día se debe hacer mucho más en cuanto a evaluar a las personas cuando vienen a unirse.

Lorenzo: Creo que tienes razón — eran personas jóvenes, no tenían entrenamiento de liderazgo en estas organizaciones, llegaron a esos roles, cometieron muchos errores. Cada error que cometían era aprovechado por el gobierno y usado para debilitar a la organización. Eso es lo que hicieron con el tiempo.
Ahora, si es que hubiese habido un liderazgo más resiliente; si es que hubiese habido, por cierto, una base de afiliados que demandase mayor rendición de cuentas, ya sabes —si es que, si es que, si es que— quizás la organización seguiría con vida y funcionando hoy. Podría haber tenido una historia distinta. Podríamos estar en una etapa distinta de lucha en los Estados Unidos, para esta fecha quizás una guerra civil, una revolución — ¡quién sabe!
Ciertamente, los tiempos políticos estaban lo suficiente cargados para ver eso de manera realista. Sabes, no era solamente la imaginación de alguien, no estábamos enajenados. Creo que las perspectivas para la revolución en ese tiempo estaban claras.

Cómo Evadir la Represión

Desde las experiencias extremas que atravesaron ustedes y su organización, ¿cuál creen que es la mejor manera para lidiar con el problema de la infiltración? Tengo entendido que los intentos de lidiar con esto desde el Partido de las Panteras Negras llevaron a tanto conflicto interno que eso, en sí mismo, dividió a la organización tanto como la infiltración.

JoNina: Partió a nuestra organización en dos. Nos dividió.

Lorenzo: Creo que, con la rendición de cuentas dentro de la organización. De tal manera que si alguien está diciendo algo o alguien está haciendo algo, debe haber algún procedimiento para que den un paso al frente y se haga público a toda la afiliación de una organización o sede. Para que no haya todo este chismorreo. Esa porquería lleva a un montón de dificultades, más tarde lleva al conflicto personal y político. Eso es algo en lo que debiera haber algún método establecido de tal manera que si hay un conflicto o algo se pueda hacer público. Así estas personas no se escabullen hacia dentro.
Además debe haber algún tipo de procedimiento para saber algo bien básico — y eso es saber quién está adentro y quién está fuera de la organización. La gente va a venir y dirá que son parte de esto y esto otro y que van a armar una organización o sede, y tú ni siquiera sabrás quiénes rayos son o cuáles son sus verdaderas intenciones. Eso es una cosa bastante básica a prevenir. He visto organizaciones donde alguien simplemente llega e inicia una sede, ¡y nadie le había visto jamás en su vida! Eso es muy peligroso. La infiltración y la paralización de movimientos — lo han hecho a varias generaciones de activistas. Señalaste que le pasó a las Panteras, ¡pero también le pasó al EF15! ¡Ciertamente al EF de la costa oeste de los EE.UU!

Nota editorial de Do or Die: En mayo de 1990, Judi Bari y Darryl Cherney activistas de EF! iban camino a una reunión de organización para los bloqueos del bosque Redwood Summer cuando una bomba explotó en el coche de Bari. El FBI posteriormente intentó inculparles por su propio intento de asesinato. Curiosamente a cargo del caso estaba Richard Held del FBI — ya conocido por su participación en el COINTELPRO contra las Panteras, el Movimiento Indígena Americano16 y otros. Este bombazo llegó en un momento de ataque feroz a una cantidad de grupos de EF! alrededor de los Estados Unidos, incluyendo el infame caso de Arizona donde personas de EF! cayeron en una trampa por un agente provocador del FBI. El cofundador de EF! y editor de Ecodefense, Dave Forman, también fue acosado. Judi Bari, quien fue tullida por la bomba, murió el año pasado17.

Ellos señalaban a individuos que ellos creían tener potencial como líderes, o activistas importantes, y sembraban la discordia en ese grupo. El bombazo a Bari no sólo buscaba o mutilar a los activistas, también buscaba crear conflicto y confusión entre activistas, para que pensaran que otros habían sido responsables por ello. Realmente provocó algo de eso. Dividió a ciertas personas, creó dudas y sospecha — incluso después de descubrir que el FBI estaba involucrado en el bombazo. Por lo tanto, creo que es realmente importante tener rendición de cuentas dentro de la organización. Tener coaliciones de base amplia que rindan cuentas tanto a la comunidad como a las masas de la organización misma.
Creo que una de las debilidades de esta idea de que si tú creas esta organización ceñidamente estructurada resistes la penetración política —que viene de las políticas leninistas— creo que fue demostrada con las Panteras y otros que ése no es necesariamente el caso. Hay una mayor probabilidad de aislar y destruirte solo a ti. No tienes ninguna garantía de que solamente por tener una organización, un liderazgo supuestamente ceñido y esto, y lo otro, que estarás seguro. No, ellos pueden entrar. ¡Aún si hubiese tenido la apariencia de una organización ceñida la gente puede entrar y montar sedes! Pueden ir de un lado a otro.

Esto es lo que hizo George Sams [infiltrado del FBI]. Él llegó, dijo, desde Oakland a Connecticut bajo órdenes de la directiva. La gente temía siquiera cuestionarlo. Porque, ya sabes, «bueno, tendremos problemas con la directiva». Entonces fue capaz de dar vueltas por ahí y acosar y tenderle trampas a la gente. Conspiró para hacer que alguien fuese asesinado y que otras dos o tres personas fuesen acusadas de asesinato.

Si hay contradicciones dentro de la organización, ventílalas; no hay que dejar que se pudran. Tienes que hacerlo una política — si tienes que decir algo de alguien, hay que traerlo a la palestra y hacerlo público. Y si esa persona lo sigue haciendo entonces tiene que ser expulsada.

JoNina: También, para tener procedimientos más democráticos.

Lorenzo: Sí, eso es parte de eso. Tienes que tener procedimientos democráticos, pero también tienes que tener la capacidad de deshacerte de esas personas cuando sepas que tienes agentes enemigos. Ya sabes, porque algunas personas dirán, «Estás expulsando a esta persona. ¿Por qué? Es una buena persona. Le he visto hacer…» Les tienes que explicar por qué lo estás haciendo. Tienes que tener procedimientos en orden para hacer esto. Digo, no es una tarea placentera.

JoNina: Pero, sabes, en el Partido de las Panteras Negras sí podías ser expulsado. Una semana podías ser un miembro realmente leal del Partido pensando que estás haciendo un muy buen trabajo, y dos semanas después podías ver tu foto en la portada del periódico de las Panteras diciendo «Expulsado de por vida. Enemigo del pueblo». Puede que hayan habido algunos casos en los que estas personas eran, de hecho, agentes, pero no siempre eran agentes del gobierno.

Lorenzo: Creo que hay cosas que son básicas para la organización: asegurarse que todo sea hecho de forma transparente, asegurarse que haya rendición de cuentas en la organización, asegurarse de que haya la unidad y respeto mutuo básicos. Ya sabes que muchas de estas cosas son bastante obvias. Habrán personas que van a entrar con resentimiento y, para ser honesto, habrá conflicto, pero debe haber un método creado dentro de la organización que pueda suavizar ciertos tipos de conflicto. De lo contrario tendrás problemas serios. Problemas serios. Te escupirá en medio de la cara, y si no lo hace, aplastará a tu organización.

JoNina: Lo que necesitamos hacer es no caer en los mismos errores que hemos cometido. La gente va a cometer errores, porque somos humanos. Pero no tiene sentido en hacer las mismas cosas en las que sabemos hemos fallado antes.

Lorenzo: Y errores fatales. Ese tipo de errores no solo lleva a resentimientos y eso, sino que resulta en gente muerta o que la organización sea incapacitada. Esas cosas deben ser evitadas.

JoNina: Tuvimos algo de fratricidio en el Partido de las Panteras Negras. Estábamos dispuestos a asesinarnos unos a otros. Esa es una de las grandes razones por las que aún sigue habiendo algo de rencor entre algunos ex-Panteras. Muchos no quieren hablar sobre ello, pero sucedió. Debemos admitirlo y resolver cómo nunca volver a hacer ese tipo de cosas.

La Vida en las Panteras

Me pregunto, Lorenzo, si pudieras hablar sobre tus experiencias en el Partido de las Panteras Negras y qué es lo que llevó a tu encarcelamiento. Y JoNina, tu experiencia siendo editora de un periódico y estar involucrada en él como un proceso cuando el Partido de las Panteras Negras estaba en declive.

JoNina: Yo me uní en Detroit, Michigan, en la segunda sede de las Panteras en Detroit. La primera creada en el ‘69 ó ‘70 fue destruída por el Programa de Contrainteligencia del FBI. Fue reconstruida alrededor de 1972. Mi trabajo básico ahí eran los Desayunos Calientes Gratuitos para Niños. También fui una de las conductoras en el Programa de Bus Gratuito a la Prisión de las Panteras. Mucha gente negra o pobres blancos de la clase trabajadora participaron en crímenes y fueron enviados a la prisión estatal. Estas prisiones estatales siempre estaban alejadas de las ciudades y si tu familia no tenía el transporte no podían visitarte. Puede que eso sea lo único que te ayude a sobrellevar la prisión. Tomábamos a los familiares —novias, amigos, esposas, hijos, lo que fuera— de las personas encarceladas, para que pudiesen ir a visitar a sus familiares. Y por supuesto, además de eso, vendíamos el periódico.

A inicios del ‘74, yo y el resto de la sucursal nos fuimos de Detroit y nos trasladamos a la sede central en Oakland. A través del país muchas de las sucursales se disolvieron en las ciudades locales porque habíamos llegado al punto en que no podíamos sostener todas esas sedes en esas ciudades, por lo que vinieron a Oakland. Algunas personas creen que eso fue un error y que podríamos haber durado más como organización si no lo hubiéramos hecho.

En Oakland estábamos en un complejo de viviendas realmente malo. El dueño había escrito un libro llamado Cómo Hice Un Millón de Dólares Sin Realmente Intentarlo. Parte de eso es que él simplemente manejaba estas viviendas pobres. Alguien que vivía en uno de los edificios contactó a la BPP. Querían organizar un sindicato de inquilinos porque estaban cansados de pagar la renta. Tenían cucarachas, nada se arreglaba, los ascensores no funcionaban, habían ratones y todo. Necesitaban ayuda.

Así es que el Partido me envió a organizar el sindicato de inquilinos y eso obtuvo algunos cambios. Lorenzo habla sobre el SNCC y el Partido de las Panteras Negras como organizaciones de organizadores — eso es lo que éramos. Realmente esa fue una de las mejores experiencias que tuve en el partido. Ser capaz de ir y proveer asistencia. Cuando tuvieron un sindicato de inquilinos sólido y supieron lo que querían hacer, ahí fue que dejé de ir. Eso es lo que hicimos — ayudar a personas a organizarse.

Luego de un tiempo en Oakland trabajé en el periódico de las Panteras, la cual cubría no solo las actividades en las que el BPP estaba involucrado, sino también noticias comunitarias. En marzo del ‘78 me convertí en editora hasta septiembre del ‘80. Para cuando me convertí en editora éramos una organización muy pequeña, ya no nos quedaban muchas personas. En ese rol representaba al partido en muchas coaliciones con otras organizaciones.

También enseñé en la escuela del partido. Enseñaba lenguaje y artes — lo que llamarías lectura, ortografía y escritura. A veces me quedaba trabajando hasta la mitad de la noche en el periódico, dormía unas pocas horas, me levantaba y luego tomaba el autobús a la escuela — enseñaba a los niños por medio día. La escuela era considerada una escuela primaria modelo a tal punto que a fines de los ‘70 recibimos un premio del gobierno estatal de California que decía que éramos la Escuela Primaria Legal Estatal Modelo. Otras escuelas del país que intentaban tener una educación alternativa de alguna manera miraban a nuestro modelo. Nunca tuvimos una escuela muy grande debido a que no teníamos los recursos. Escribimos nuestro propio currículum y yo ayudé a escribir la parte de Artes y Letras. Entonces tuve muchas experiencias maravillosas en el Partido y aún considero lo que estoy haciendo hoy como una continuación de ello, aunque obviamente no podamos hacerlo de la misma manera. Puede que ya no exista un Partido de las Panteras Negras, pero sigo siendo una Pantera. Moriré como una. Es interesante que aún esté cerca de mi corazón.

Lorenzo: Para el momento en que llegó el Partido de las Panteras Negras yo ya había sido un activista en el sur por un tiempo. Entonces vi esta nueva organización mucho más militante la cual ciertamente tenía una plataforma política en términos de Liberación Negra ¡AHORA! En mi juventud fui agredido brutalmente por la policía muchas veces. Solíamos tener un grupo de policías en Tennessee llamados los Rompe Cabezas Negras. Esta idea de pelear contra la brutalidad policial — estaba muy entusiasmado con eso.

El Partido de las Panteras Negras no llegó al sur, en cuanto a ramas, hasta inicios de los ‘70. En Chatttanooga no tuvimos una sede de las Panteras hasta después que fui a prisión, pero estábamos creando lo que era, supongo, una formación pre-partido. Iba cada tantos días al cuartel general del SNCC en Atlanta para obtener el periódico de las Panteras. Iba y vendía el periódico en Cattanooga y le hablaba a la juventud negra y eso. Se formó un pequeño grupo de juventud negra a mi alrededor y estábamos hablando seriamente de formar una sede del partido. Era el ‘67/’68 y yo estaba recibiendo represión severa de la policía. Unas palizas terribles. Algunas veces sufrí abolladuras en el cráneo, me incriminaron cargos criminales y todo ese tipo de cosas. Cuando King fue asesinado, la represión de las protestas resultantes me sacaron de la ciudad. Pero hicimos circular el periódico, nos organizamos. Entonces estaba sembrando las semillas. Vi el fruto de ello tras las rejas ya que fui a prisión en 1969.

Fueron años importantes en términos de desarrollar mi entendimiento político. Cuando fui a prisión conocí a otros Panteras adentro de todos lados con quienes pasé bastante tiempo. Adentro tuve un mejor entendimiento que el que tuve afuera de la situación nacional.

Policía Paramilitar

Lorenzo: Para entender esos tiempos es importante entender que la policía es más una fuerza paramilitar hoy que lo que eran en los ‘60. Estaban sobrepasados por los disturbios en las zonas marginales de los ‘60. Estas rebeliones — Detroit, Chicago, Nueva York, etc. realmente sacudieron el estado. No sabían cómo manejarlo. No podían manejarlo. Tuvieron que traer a la Guardia Nacional — el ejército. La policía como fuerza comenzó a cambiar por ese tiempo. Comenzaron a traer más y más niveles paramilitares. Tenían más y más fondos a su discreción del gobierno central para comprar todo tipo de armamento militar avanzado. Obtuvieron mucho armamento excedente de Vietnam e incluso Corea — obtuvieron armas automáticas, transporte de personal y a través de los años obtuvieron presupuestos más y más grandes para comprar armamento militar. Ahora la policía es una fuerza paramilitar con tecnología militar avanzada incluyendo comunicaciones, equipos de vigilancia, ciertamente armamento de todo tipo. Los ves en las calles — están realmente armados de manera pesada. No importa qué tan mal era en esos tiempos, no se compara a como es ahora.

Creo que lo que tienes hoy es la prevalencia del estilo sobre el contenido. Tienes a un montón de gente que hablan sobre militancia y que toman el estilo de las Panteras Negras, pero no tienen programa alguno y no hacen ningún trabajo práctico en la comunidad. Esta es la parte frustrante de estos tiempos porque el BPP ya no existe, y es difícil hacerle entender a la juventud que no puedes simplemente amarrarte una pistola y  pensar que eso te hará equivalente a la policía.

Ahora que la policía tiene este armamento, matan a la gente solamente por tener armas. ¡Le dispararán a chicos por tener armas de juguete! Sé que ha pasado varias veces donde chicos jóvenes — 13, 10, 12 años de edad, han sido disparados y asesinados por la policía, porque tenían una pistola de juguete o algún tipo de pistola de agua o arma.

JoNina: «Creímos que era un arma real.»

Lorenzo: …Eso dicen. Están matando personas por sospecha de tener armas. Gente ha sido asesinada por tener armas mortales como billeteras o cuchillas de afeitar.

JoNina: Un inmigrante de África Occidental fue disparado con 41 balas, 19 de las cuales lo mataron. La policía afirmaba lo mataron porque estaba buscando en su bolsillo por un arma. ¡El arma era su billetera!

Lorenzo: Incluso salió con la billetera. Mataron a un chico de 5 años en el otro lado de California hace algunos años — con un bebé. Es la simple idea de que la policía debiera usar cualquier nivel de fuerza letal que crean necesaria y luego justificarla diciendo, «Bueno, ¡él creyó que era necesario!». Cuando sucede unas pocas veces, quizás puedan venderlo a las masas como que fue un accidente, que fue algo lamentable. Cuando sucede una y otra vez y 1.000 personas mueren al año ya es demasiado. La gente sabe que es una guerra de clases. La policía les ha declarado al gente a ustedes, a tu gente, gente pobre — ése es el asunto. Es por eso que el Partido de las Panteras Negras nació como el Partido de las Panteras Negras por la Auto-Defensa. Es una necesidad hoy, pero requiere el entendimiento de que esto fue una organización política no sólo una maldita milicia. Sabes, la gente no puede pensar, «Hagamos nuestra propia milicia negra, ¡eso lo logrará!». Tienes que formar más que eso, tienes que formar una organización política guiada por alguna comprensión de cómo funciona el sistema.

Seattle y Anarquistas Blancos

Quería saber sus opiniones respecto a los eventos recientes como Seattle. ¿Qué piensan del movimiento anarquista blanco en América y través de Europa? ¿Dónde creen que estarán los grupos negros en América en los próximos cinco años?

Lorenzo: La manifestación de Seattle, su éxito, incluso la coalición, fue bastante sorprendente. No siento que ése sea necesariamente el camino. Primero está el tema de la longevidad — si durará más de un año o dos, o tanto. Segundo, en los barrios marginales la mayor parte de las personas son negras o morenas y hasta ahora no las hemos visto. Es más que el hecho de involucrar personas negras en los eventos actuales, pero también entender que las mismas fuerzas responsables de la deuda y el empobrecimiento de países del “Tercer Mundo” son las mismas personas responsables de la deterioración de la comunidad negra y los barrios marginales de los Estados Unidos. son responsables por la masiva falta de viviendas, son responsables por la cesantía que está invadiendo los barrios marginales de los Estados Unidos. También creemos que hay una debilidad respecto a ellos siendo principalmente de clase media —aún a pesar de ser progresistas— no tienen una base de clase trabajadora, blanca o negra.

En Seattle fue evidente que había una participación sindical, más de la que había en Washington DC la cual se componía casi totalmente de jóvenes. En Washington DC —la cual es 85% negra— la manifestación era casi completamente blanca. Ellos no habían planteado los temas que les habían permitido conectar con la clase trabajadora negra. Estas cosas serán una soga al cuello si no entienden que tienen que revisar sus políticas y ser más inclusivos. La gente negra no se unirán a ese movimiento a menos que hayan intentos genuinos de corregir esas deficiencias. Habiendo dicho esto, el hecho es que esos chicos están en las calles, peleando con la jodida policía con una perspectiva anticapitalista… Esto me recuerda a las políticas de las antiguas Panteras. Son más amplios en el sentido de que son un mayor número y son una coalición abierta —lo cual no creo que nos habríamos podido permitir en aquel entonces. Obviamente, veremos el efecto en la situación cuando la policía secreta penetre aún más — ya veremos. Por ahora podemos decir que es extraordinaria la tasa de éxito en esta etapa.

Luego está el tema de la idea del movimiento anarquista. Sabes, por más de veinticinco años he sido crítico del movimiento anarquista y su fracaso en involucrarse en las luchas negras o de otras personas de color. El anarquismo tiene algunas fortalezas en términos de sus teorías, en su estilo de organización comunitaria —el cual muchos movimientos pueden usar y tomarlo como punto de partida. Ciertamente algo de eso se ha reflejado en el movimiento de Seattle. También tiene unos problemas serios en su incapacidad de interactuar con personas de color. He visto todo desde racismo abierto hasta desdén y condescendencia y todo lo que hay entre medio. Lo he experimentado especialmente en mis relaciones con el movimiento anarquista en los Estados Unidos. Un ejemplo es que cuando estaba trabajando con Love and Rage18, y había presentado una propuesta escrita para permitirnos construir una organización semiautónoma de personas de color. Recibí una censura y reprimenda severas por parte de las personas que más impulsaban la organización. Tuve que renunciar. Lo mismo sucedió con la Asociación Internacional de Trabajadores19 de la cual formé parte; aunque supuestamente no es una organización anarquista, la mayoría de su membresía es del tipo anarcosindicalista. Sentí lo mismo, escribí una propuesta para que el grupo organizacional de trabajadores negros y de color trajesen trabajadores de color y así ampliar la agenda de la AIT y por supuesto esto fue rechazado como separatismo.

Organización Comunitaria

Lorenzo: Tengo este tipo de experiencias las que me han enseñado que es importante para nosotros organizarnos de manera autónoma. No tendremos que aguantar este tipo de basura si podemos organizamos autónomamente. Como una formación autónoma dentro de nuestra propia base de fuerza en la comunidad negra, ahí podremos lidiar con otras organizaciones desde una posición de fuerza y obtener respeto para nuestras posturas. Esa es una de las realidades. O podríamos, si así lo elegimos, permanecer en la comunidad y simplemente organizarnos ahí y dejar a los anarquistas blancos con lo suyo.

Ahora lo que hemos hecho: hemos creado una organización, la Red de Autonomía Negra de Organizadores Comunitarios20, la cual ciertamente es una organización de formación. De todas maneras creemos que tenemos el potencial de realmente calar hondo en la comunidad negra con un programa práctico adicional a tan solo un grupo de ideas. Otra debilidad en el movimiento es que tiene análisis con parálisis. Tiene ideas políticas pero no tiene un programa práctico para hacer trabajo comunitario. Por lo tanto terminas con un montón de chicos blancos o algún otro grupo juvenil de la pequeña burguesía. Creemos que tenemos una oportunidad de construir apoyo de la clase trabajadora negra y no-blanca. Creemos que podemos meternos en los asuntos que son realmente importantes — los problemas cotidianos de las personas pobres de la clase trabajadora. Podemos construir ese tipo de alianza. Pero también podemos salir de la comunidad y plantear temas al que otras fuerzas externas podrían unirse. Es importante reconocer, al igual que lo hicieron las Panteras, que si bien algunos problemas pueden empezar en la comunidad negra, estos no terminan en la comunidad negra. El punto es reconocer que puede haber autonomía por un lado (ciertamente para la lucha negra y la lucha de las mujeres) — y que a la vez puede haber unidad de clase.

La izquierda no significa una mierda en estos tiempos. El movimiento de Nacionalismo Negro no significa una mierda en estos tiempos — solo representan una cantidad muy pequeña de personas, son pequeño burgueses hasta la médula. En vez de preocuparnos por toda esta basura, nuestra aproximación tiene que ser el trabajo comunitario, ganarnos la gente y así todo el resto de la mierda encajará por sí sola. Todo eso realmente no importa. Y sabes, lo nuestro es intentar y llegar a las masas negras, elevar su nivel de conciencia. Atraparlas y traerlas hacia el trabajo que estamos haciendo en cosas prácticas. Cosas que realmente les afecten —alimento, vivienda, detener la brutalidad policial. Esto es lo que intentamos hacer. No ha sido fácil ponernos en una posición para siquiera construir un grupo fuerte. Estamos intentando hacerlo, sucederá. Creemos que saldremos de toda esta etapa. Sabes, es el tipo de etapa en el que también se encontraba el Partido de las Panteras Negras, siendo en algún momento una de las formaciones de Poder Negro. Fue capaz de salir de ahí. Creo que nosotros también seremos capaces de hacer lo mismo.

JoNina: Creo que una de las lecciones… una de las cosas sobre las que Huey Newton solía hablar era que en la comunidad negra no puedes preocuparte solamente de una ideología política. Realmente debes tener programas que cumplan con las necesidades concretas de la gente: alimento, vestimenta, vivienda, albergue, lo que sea. Si tienes eso, la gente se puede identificar contigo. Si todo lo que tienes es una ideología, es irrelevante para ellos. No van a lidiar con eso. Creo que eso fue muy importante. La gente pobre, la gente de la clase trabajadora, ellos quieren saber, «¿Qué tipo de programa tienes que me ayudará a sacarme la policía de encima, obtener un mejor colegio para mis hijos, poner comida en la mesa, encontrarme un trabajo». Aparte de eso eres irrelevante para la comunidad negra y bien puedes evitarte perder el tiempo.

COINTELPRO: Una guerra contra la radicalidad en EE.UU21

Para cuando llegaron las Panteras el FBI ya había estado llevando a cabo durante años programas de contrainteligencia (COINTELPRO) para alterar grupos de izquierda y portorriqueños. Gracias a los miles de documentos del FBI liberados por el Acta de Libertad de Información22, sabemos que hubo agentes a quienes sus superiores les solicitaron desarrollar «medidas creativas y certeras en orden de mutilar el Partido de las Panteras Negras». Las vigilancias masivas a través de intervenciones comunicacionales, asaltos, seguimiento callejero y falsificación de correos eran solo el comienzo.

Los federales23 compartieron información y colaboraron con unidades de policía locales. Al menos 38 Panteras fueron asesinados por diversas agencias policiales entre 1968 y 1972, y al menos 12 otros murieron en “enfrentamientos armados” fomentados por el FBI. Además cientos de miembros del partido y sus adherentes fueron golpeados o sufrieron heridas de balas.

Métodos de COINTELPRO que aparecen en los memos liberados del FBI

Correos Falsificados. El FBI enviaba constantemente correspondencia falsificada para exacerbar las diferencias entre activistas y crear soplones (ver abajo).

“Propaganda” Falsa. El FBI creaba y distribuía publicaciones, folletos, periódicos, caricaturas, etc. en nombre de las organizaciones en la mira diseñadas para tergiversar sus posiciones, metas y objetivos para así desacreditarlas públicamente e incrementar tensiones dentro y entre grupos.

Desinformación. El FBI liberó información falsa a sus contactos en los medios. Con esto esperaban condicionar la opinión pública para aceptar la represión brutal del FBI y la policía. Los potenciales policías asesinos activos también miraban la televisión y así se reforzaban sus peores pesadillas sobre las Panteras. Esto tenía el efecto de incrementar las ansias de jalar el gatillo durante confrontaciones callejeras.

Acoso de Arrestos. Se llevaron a cabo arrestos repetitivos de individuos marcados bajo cargos falsos, no para obtener condenas, sino que para desmoralizar, hostigar e incrementar la paranoia. Los arrestados y sus adherentes se veían a sí mismos y los fondos monetarios del movimiento entrampados en caso tras caso.

Informantes y Agentes Provocadores. Se usaron miles de informantes contra grupos radicales en este período. En el Partido de las Panteras Negras y otros grupos, muchos también funcionaron como agentes provocadores. Estos incitaban o se involucraban en actividades ilegales que luego podían ser atribuidas a miembros del Partido. Ellos alteraban el funcionamiento interno y asistían en la divulgación de desinformación. Para explotar quiebres entre grupos negros rivales, los agentes provocadores escalaban el conflicto, a veces iniciando tiroteos.

Soplonaje. A través de la propagación de rumores, fabricación de evidencia, etc. se creaba la sospecha de que miembros leales, generalmente en posiciones clave, eran informantes del FBI. En el caso del Partido de las Panteras Negras, los agentes sabían que el resultado probable de esta táctica sería una violencia extrema dirigida hacia los individuos incriminados.

Asesinatos Políticos. El FBI eliminó físicamente a activistas elegidos, a menudo luego de que otros intentos de destruir su eficacia hubieran fallado. En su mayoría usaban a sustitutos, pero les proveían de la inteligencia y logística.

Notas

  1. Esta entrevista ha sido extraída del número 9 de la revista Do or Die: http://www.doordie.org.uk/issues/issue-9/82-black-autonomy.html, y fue traducida al español por Claustrofobia Ediciones y publicada en el libro El Sendero de las Panteras Negras (febrero, 2019)
  2. Black Autonomy Network of Community Organisers —Nota de traducción.
  3. En la región chilena vendría siendo la enseñanza media, y en otros países hispanoparlantes se conoce preparatoria o bachillerato. —Nota de traducción.
  4. Student Nonviolent Coordinating Committee. —Nota de traducción.
  5. Black Panther Party. —Nota de traducción.
  6. Socialist Workers Party. —Nota de traducción.
  7. La Nueva Izquierda (New Left) fue un concepto aplicado especialmente a los movimientos izquierdistas surgidos en las décadas 60 y 70s alrededor del mundo, cuyas demandas iban más allá de las históricas como el marxismo y las luchas sindicales. Entre las nuevas demandas se incluían los derechos civiles, feminismo, defensa de la comunidad homosexual, etc. —Nota de traducción.
  8. Students for a Democratic Society. —Nota de traducción.
  9. Freedom Summer —Nota de traducción.
  10. En inglés share-cropping y tenant farming. Se refiere a acuerdos en los cuales una persona permite que otras vivan en sus terrenos a cambio de que éstas la exploten agrícolamente. Los términos de estos acuerdos varían, pero pueden incluir la entrega de parte de lo cultivado o un porcentaje de las ganancias como pago (total o parcial) por el terreno habitado. —Nota de traducción.
  11. El término inglés drafted se utiliza mayormente para referirse al reclutamiento militar, y no al reclutamiento para movimientos políticos. —Nota de traducción.
  12. En la cultura afronorteamericana las palabras “hermano” (brother) y “hermana” (sister) son utilizadas para referirse a las hombres y mujeres negras respectivamente, como una suerte de complicidad racial. De manera muy similar a como las palabras “compañera” y “compañero” son utilizadas entre la fuerza obrera latinoamericana como una complicidad de clase. —Nota de traducción.
  13. “Free Huey”. —Nota de traducción.
  14. Organización política puertorriqueña. —Nota de traducción.
  15. Earth First! (¡La Tierra Primero!), movimiento radical ecologista que con el tiempo daría origen a la organización informal de acción directa Earth Liberation Front (Frente de Liberación de la Tierra). —Nota de traducción.
  16. American Indian Movement, organización de defensa y apoyo a las comunidades nativas americanas. —Nota de traducción.
  17. Judi Bari murió el 2 de marzo de 1997 de cáncer de mamas. —Nota de traducción.
  18. Amor y Rabia, federación anarquista estadounidense. —Nota de traducción.
  19. Industrial Workers of the World. —Nota de traducción.
  20. Black Autonomy Network of Community Organisers. —Nota de traducción.
  21. Anexo a la entrevista publicada en el mismo ejemplar de la revista Do or Die —Nota de traducción.
  22. Comúnmente abreviado como FOIA (Freedom of Information Act), el Acta de Libertad de Información es una ley que permite el acceso total o parcial a información o documentos del gobierno de los EE.UU. al ser solicitado. —Nota de traducción.
  23. Agentes del FBI. —Nota de traducción.