Reseñas

LIBRO | Fuego Marica

Por Huiña (colaboradora de Anemófila.org).

Estaba sentada mirando la playa, esperando que quien me acompañaba llegara, no sé si la ansiedad del que no apareciera hizo que me devorara el libro en alrededor de 3 horas, o es que el libro me devoró, con cualquiera de la dos, el escrito me escupió revolviendo todas las ideas. Fuego Marica, de Reacia Ediciones, revolvió todo lo que había leído en contra de la cárcel.

Cuando se piensa en la resistencia a la cárcel o ahondamos en lo anti-carcelario, en nuestras mentes automáticamente se piensa en libros muy puntuales, que plantean la resistencia a la cárcel desde el punto de vista de la privación de la libertad, de lo que significa la cárcel, lo que se siente dentro, las diversas situaciones mentales a las que te llevan los carceleros y las maneras de resistir a ellos, manteniendo la dignidad y todas las ganas de escapar. Te llevan al límite. Pero difícilmente se piensa en uno que hable de la violencia patriarcal que existe en la relación entre les preses, donde oponerse a ella es otro tipo de resistencia.

Cuando pienso en la resistencia a la cárcel, en libros escritos desde los barrotes, cuando alguien me pregunta por un libro anti-carcelario, mi mente redirige los recuerdos a Huye Hombre, Huye, es como un golpe. Cuando a mi búsqueda mental se le agrega la resistencia marica, existe un lapsus en el que no sé bien qué contestar, pero ahí aparece Fuego Queer.

Fuego Marica, es la adaptación de un fanzine escrito y editado en Estados Unidos, llamado Fuego Queer que habla a grandes rasgos de la historia de la brigada “George Jackson” cómo se formó, apañó, resistió y como se vió destrozada, además del colectivo anti-carcelario “hombres contra el sexismo”. Lo primero que te llama la atención de esta edición es que tiene escrito «marica» en letras rosadas, creo que genera lo que busca, que tus ojos se vayan al título o que derechamente pasen rápido por él. Creo que remueve un poco de los aún presentes prejuicios que existen en el movimiento anarquista y anti-carcelario.

Fuego Marica y la Brigada George Jackson te rompen los esquemas, le grita al hombre blanco heterosexual que no es exclusivo de él la resistencia, que para empuñar un arma o colocar una bomba no se necesita nada más que el valor para hacerlo. Le recuerda al lector que la violencia de Estado no es solo para los trabajadores blancos heterosexuales, derriba esa idea del mundo revolucionario heterosexual y muy masculinizado, muestra lo que es ser una disidencia sexual dentro de un penitenciario, lo que es ser un marica en una cárcel de hombres, lo que es ser marica y prese polítike. Muestra la realidad de las prisiones, porque la realidad gay, lesbiana y trans no es ajena a ella.

El libro parte explicando el por qué compilar sobre la brigada, por qué ahondar en una guerrilla social de mediados de los ’70, desde la perspectiva de un grupo que actuó por alrededor de 3 años, pero que alentó a varios seres a realizar sus propias acciones, rompiendo los esquemas raciales y lo que significaba acompañar con ataques explosivos las huelgas sociales y sindicalistas que florecían en el Estados Unidos. Porque a pesar de recalcar lo cristiano que es buscar mártires, se necesita recordar.

Hablando de lo fetichista que puede llegar a ser ver solo explosiones y olvidar un poco el contexto histórico-social y el de quién estaba detrás, recuerda la realidad de quienes la formaron y cuales fueron sus deseos y lo que les impulsó. Te recuerda lo importante que es confiar y como la floreciente cultura de las drogas pudo destrozar mucho mientras avanzaba.

Lo que más me gusta del libro es que se entrelaza la ideología, es algo real, una brigada que se armó bajo la necesidad de hacerlo, que rompe con la idea de la minoría racial y/o sexual. Aterriza las ideas y destruye el ego heterosexual de la resistencia armada. El libro rearma la idea de que la realidad disidente es ajena a las luchas anarquistas.

Si bien existen partes del texto en las cuales el autor me hace titubear, me deja con la mirada vacía intentando entender el conflicto que creó en mi mente. Me recuerdo mirando una piedra pensando en si habría defendido o no a un ser específico, cayendo un poco en el dilema moral de lo que es ser un cuerpo no masculino cis género y temerle a la violación, de no saber qué hacer cuando te encuentras en una encrucijada, y yo le pregunto a quien lee esto, ¿tú habrías defendido de una violación a quien violó? A lo largo de mi vida me he encontrado con diferentes dilemas morales que me llevan a una vacilación, que creo que hasta el día de hoy no he podido abandonar, mientras escribía esto se revivían situaciones. No sé si a todo aquel que leyó el fanzine, o el libro le pasó lo mismo, pero cuando pienso en Ed Mead, es algo que golpea mi mente. No puedo decir que lo resolví, porque mientras escribía esto me mantuvo minutos pensándolo, llevándolo a miles de situaciones, que no puedo resolver. Pero a pesar de si estoy de acuerdo o no, si lo resolví finalmente o no, es un libro que te genera ese tipo de cuestionamientos, te lo muestra, te lo recalca, porque es una realidad dentro de las prisiones, porque es incomodo, no sé, creo que es eso lo que te hace abrazarlo (al libro), lo que lo hace bueno, el que sea incómodo lo hace real, el que te presente un dilema moral hace que pienses, te muestra la cárcel de Estados Unidos desde otro punto y la resistencia dentro de ésta siendo un cuerpo disidente, sin dejar atrás o que significa empuñar un arma.

Creo que es necesario leer Fuego Queer, más allá de si te provoca lo mismo que a mí, más allá de la historia de Ro Brown y Ed Mead como miembros de la brigada, digo que es necesario porque nuestra realidad exige romper con la idea masculinizada y eurocentrista de la revolución, se necesita reivindicar la idea de la resistencia, porque no necesitas de un género, ni un color de piel para poner una bomba, no necesitas ser mujer para ser violada, no se necesita ser una disidencia para tensionar el sexismo.

Bajo nuestro contexto necesitamos a gritos romper las etiquetas.

Consigue el libro con Reacia Ediciones
Facebook: https://www.facebook.com/reaciaediciones/
Instagram: https://www.instagram.com/reaciaediciones/